Cigarrillos Electrónicos

Los cigarrillos electrónicos, o e-cigarrillos, son diseñados para facilitar el "fumar", sin la combustión física del tabaco. A pesar del nuevo método de administración, los cigarrillos electrónicos permiten que un bolo arterial de nicotina sea transmitido a través de los pulmones de la misma manera que los cigarrillos, creando una concentración de nicotina arterial similar a la de un fumador.

Tal es el reciente aumento en la popularidad de los cigarrillos electrónicos que Google registró un aumento del 5000% en las búsquedas para ellos entre 2008-2010.

También se ha demostrado que los cigarrillos electrónicos que no contienen nicotina pueden ayudar a mejorar el éxito de los intentos de dejar de fumar, demostrando que son eficaces para mantener el aspecto de la adicción psicológica, mientras se abandona la adicción física.

Una revisión sistemática reciente realizada por Hartmann-Boyce demostró que los cigarrillos electrónicos que contienen nicotina son mejores que los cigarrillos electrónicos libres de nicotina para promover la cesación tabáquica. Su uso puede aumentar la probabilidad de dejar de fumar, pero a menudo simplemente conduce a una reducción del uso de cigarrillos en oposición a la cesación completa.

Desafortunadamente, puede haber algunos aspectos negativos para el uso de cigarrillos electrónicos debido a los constituyentes del líquido que es “vapeado” durante el uso del cigarrillo electrónico. El glicerol y la mezcla de nicotina que se inhala contienen sustancias tóxicas que también se encuentran en el humo del cigarrillo. Estas sustancias tóxicas están en una concentración significativamente más baja que en el humo del cigarrillo tradicional, lo que significa que: puede ser aceptable para la utilización de los e-cigarrillos como un dispositivo de “reducción de daños”.

Sentimos que, basándose en la evidencia actual, los usuarios de cigarrillos electrónicos reducen exclusivamente los riesgos para la salud en comparación con fumar tabaco, pero su uso aún conlleva riesgos para el usuario. Por lo tanto, su uso no debe ser aconsejado.

En esta etapa, el mecanismo de acción y la seguridad de la Terapia de Reemplazo de la Nicotina (TRN) convencional se entiende mejor y debe ser recomendada como la técnica de ayuda para el abandono estándar. Cabe señalar que los cigarrillos electrónicos pueden ser de algún beneficio para los fumadores que no están dispuestos a dejar de fumar.

En última instancia, se necesita más investigación sobre los cigarrillos electrónicos como posible complemento para el abandono del tabaco.

Para asegurarnos de que estamos dando a los pacientes un consejo estándar de oro, los cigarrillos electrónicos no deben ser vistos como una TRN segura, y sólo se recomienda como una estrategia de reducción del riesgo. Por lo tanto, se debe alentar a los usuarios de cigarrillos electrónicos a dejar de usarlos, pero su uso (actualmente) se cree que es preferible en comparación con fumar cigarrillos convencionales.

Bibliografía y lectura adicional
Bullen C, Howe C, Laugesen M, McRobbie H, Parag V, Williman J, Walker N. Electronic cigarettes for smoking cessation: a randomised controlled trial. The Lancet. 2013 Nov 22;382(9905):1629-37.
Cahn Z, Siegel M. Electronic cigarettes as a harm reduction strategy for tobacco control: a step forward or a repeat of past mistakes?. Journal of public health policy. 2011 Feb 1;32(1):16-31.
Etter JF, Bullen C. Electronic cigarette: users profile, utilization, satisfaction and perceived efficacy. Addiction. 2011 Nov 1;106(11):2017-28.
Goniewicz ML, Knysak J, Gawron M, Kosmider L, Sobczak A, Kurek J, Prokopowicz A, Jablonska-Czapla M, Rosik-Dulewska C, Havel C, Jacob P. Levels of selected carcinogens and toxicants in vapour from electronic cigarettes. Tobacco control. 2014 Mar 1;23(2):133-9.
Hajek, P.; Etter, J.; Benowitz, N.; Eissenberg, T.; McRobbie, H. Electronic cigarettes: Review of use, content, safety, effects on smokers and potential for harm and benefit. Addiction 2014, 109, 1801–1810.
Hartmann-Boyce J, McRobbie H, Bullen C, Begh R, Stead LF, Hajek P. Electronic cigarettes for smoking cessation. Cochrane Database of Systematic Reviews 2016, Issue 9. Art. No.: CD010216. DOI: 10.1002/14651858.CD010216.pub3
Vansickel AR, Eissenberg T. Electronic cigarettes: effective nico- tine delivery after acute administration. Nicotine Tob Res. 2013;15: 267–270.
Williams M, Villarreal A, Bozhilov K, Lin S, Talbot P. Metal and silicate particles including nanoparticles are present in electronic cigarette cartomizer fluid and aerosol. PloS one. 2013 Mar 20;8(3):e57987.
Yamin C. K., Bitton A., Bates D. W. E-cigarettes: a rapidly growing Internet phenomenon. Ann Intern Med 2010; 153: 607–9.
Smoke by mbiler. Available at https://www.flickr.com/photos/vrysxy69/3230278405/in/photolist-5Vs2eg-as78JQ-9B3nw7-fvzLK-54ZZaz-6guoSz-8yjLA1-4ryAMR-6guh7K-RPomjn-4rCJNW-ck3kML-6LzREQ-63AA71-dhCnr4-3eU4bb-8UrGVs-yKb5VL-8GyRBh-2A2YF-6gumXt-6gyCcs-8GvDi8-3oVgZE-SRbCxR-8GyQes-9duYKv-8UoCt4-hPbyX-8GvCLc-6PCCsr-ddmwGF-6guohB-ytJ4q-akT89g-8reUa-S54qbv-54HydT-nLgBA-6gu7Xg-6fPK5d-5NPUHN-6gywjA-6DGTTf-5H5qGb-6gujwV-aZ4iWx-geg1kN-eyT4Ki-7fCtVz/ licensed under CC BY-SA 2.0

¿Lo sabías?

Los estudios han mostrado que las personas que fuman hasta 4 cigarrillos al día son aproximadamente el 50% más propensas a morir prematuramente que los no fumadores